Visit our social media channels

Skip to main content

El resultado

Más de 3 millones de personas han sido tratadas con Invisalign. Esto supone más de 3 millones de historias diferentes con Invisalign. A continuación, incluimos algunas de ellas.  

¿Está listo para empezar su propia historia? Encuentre un Invisalign Provider cerca de su domicilio.

La historia de Mikala

La historia de Mikala

Estaba totalmente paranoica con uno de mis dientes porque sobresalía muchísimo.  Siempre que hablaba a poca distancia de alguien o me hacían fotos estaba pensando en eso. Me sentía horrible y quería arreglarlo, pero me parecía que era demasiado mayor para llevar aparatos metálicos.

Elegí Invisalign porque los aligners son transparentes. Nadie se dio cuenta de que los llevaba y además podía quitármelos para comer. Durante el tratamiento envié fotos a mis amigos y todos se quedaron impresionados por cómo estaban cambiando mis dientes y el buen aspecto que tenían.

"Ahora me arrepiento de no haberlo hecho hace años."

El tratamiento me dio confianza desde el primer día hasta el último. Ahora me arrepiento de no haberlo hecho hace años. La gente no se da cuenta de lo importante que es la sonrisa. Invisalign ha supuesto un enorme cambio en mi vida: ahora sonrío con confianza, salgo mejor en las fotos y mis dientes han dejado de ser una obsesión. Los resultados han cumplido todas mis expectativas.

La historia de Vincent

La historia de Vincent

Tenía un problema con mi sonrisa: mis dientes estaban uno encima de otro y eso me estaba agobiando. Pero no podía imaginarme con aparato.  Cuando acudí a la cita con el ortodoncista, me recomendó Invisalign. En seguida quedé convencido por lo transparentes que eran, lo fáciles de usar y la posibilidad de quitártelos en cualquier momento.

Algunas personas se dieron cuenta de que llevaba los aligners, pero solo porque sonreía más. Otras no se enteraron hasta que se lo conté al final del tratamiento. Te puedes quitar los aligners para comer, por lo que no te dan problemas con la comida. Además, si tienes una reunión y quieres sonreír sin los aligners, también puedes hacerlo.

"Estoy satisfecho al 100 % y recomendaría Invisalign a todo el mundo."

Estoy satisfecho al 100 % y recomendaría Invisalign a todo el mundo. Ahora tengo muchísima más confianza, soy más sociable y sonrío mucho más. Una sonrisa te puede cambiar la vida.

La historia de Kirsty

La historia de Kirsty

Tenía ganas de tener unos dientes rectos. No me gustaban mis dientes: estaban torcidos y apiñados. Por eso tampoco me gustaba mi sonrisa.

Como ya no era una adolescente, necesitaba una opción más discreta que los aparatos de metal, porque, además, no quería que la gente se fijara en mis dientes. Gracias a Invisalign, la gente ni siquiera se dio cuenta de que llevaba los aligners hasta que pudieron ver que los dientes se iban moviendo. Cuando me dieron los aligners por primera vez, quedé muy satisfecha por lo fácil que resultaba ponérselos y quitárselos, y porque no tenía que ir al dentista cada poco tiempo. Además, se adaptaban a mi estilo de vida.

"Gracias al tratamiento Invisalign, ahora estoy mucho más segura de mí misma."

Gracias al tratamiento Invisalign, ahora estoy mucho más segura de mí misma. Siempre fui una persona feliz y alegre, aunque antes intentaba ocultar mi sonrisa. Ahora me encanta sonreír. No dudaría en recomendárselo a otras personas. Ahora me arrepiento de no haberlo hecho antes.

La historia de Khadija

La historia de Khadija

Me sentía acomplejada por mis dientes. Mis dientes delanteros sobresalían y mi mandíbula era demasiado pequeña. Por eso, no me gustaba sonreír. Busqué información sobre las distintas opciones de tratamiento y vi que Invisalign era el tratamiento perfecto para mí. Al ser casi invisible, pude seguir haciendo una vida normal sin pensar en ello. De hecho, la gente ni siquiera se dio cuenta de que llevaba puestos los aligners.

"Volví a recuperar la sonrisa"

En total, el tratamiento duró 18 meses. En ese tiempo, estuve llevando los aligners todo el día y solo me los quitaba para comer y beber. Eso es lo mejor de Invisalign, que no interfiere en tu rutina diaria. Gracias al tratamiento, ahora tengo mucha más confianza en mí misma. Básicamente, he recuperado la sonrisa.